El pasado 8 de septiembre de 2021, el Ejecutivo Federal presentó el paquete económico para 2022 que incluye reformas fiscales. Lo que más destaca es la eliminación del Régimen de Incorporación Fiscal y el Régimen de acumulación de ingresos para personas morales. Estos regímenes son sustituidos por un “Régimen simplificado de Confianza” para personas físicas y uno para personas morales.

Estas reformas, de ser aprobadas por el Congreso, quedarían de la siguiente forma:

 

Régimen Simplificado de Confianza (personas físicas)

 

Podrán pagar sus impuestos conforme a este régimen las personas físicas que:

  1. Realicen actividades empresariales, presten servicios profesionales u otorguen bienes en arrendamiento.
  2. Sus ingresos no deberán ser superiores a 3.5 millones de pesos.
  3. Obtengan ingresos por sueldos y salarios e intereses, siempre y cuando la suma de estos más las actividades del régimen de confianza no excedan de 3.5 mdp.
  4. No formar parte de los contribuyentes que simulan operaciones EFOS (artículo 69-B del CFF) y tener una opinión positiva de sus obligaciones fiscales (artículo 32-D del CFF).
  5. Al haber salido del régimen por exceder los 3.5 mdp en ingresos, podrán regresar a tributar en el régimen de confianza en el siguiente ejercicio a aquel en el que facturaron menos de 3.5 mdp, siempre y cuando estén al corriente de sus obligaciones fiscales.

No podrán tributar en este régimen las personas físicas que:

  1. Sean socios, accionistas o integrantes de personas morales o cuando sean partes relacionadas (ejerzan control) en términos del artículo 90 de la LISR.
  2. Sean residentes en el extranjero o tenga uno o varios establecimientos permanentes en el país.
  3. Cuenten con ingresos sujetos a regímenes fiscales preferentes (paraísos fiscales).
  4. Perciban ingresos de las fracciones III, V, V y VI del artículo 94 de la LISR (asimilados a salarios).
  5. Quienes omitan tres o más pagos provisionales (consecutivos o no) o no presenten la declaración anual.

 

Determinación sobre ingresos facturados y cobrados

 

El impuesto se calculará multiplicando los ingresos facturados y cobrados (sin deducción alguna) por una tasa fija según el nivel de ingresos.

 

Deberán hacerse pagos provisionales a cuenta del impuesto anual a más tardar el día 17 del mes posterior.

 

 

Reducción de obligaciones fiscales

 

Con el afán de facilitar el cumplimiento del pago de impuestos, la autoridad eliminó la obligación de llevar contabilidad y presentar declaraciones informativas como la DIOT, dejando únicamente las siguientes:

  1. Estar inscrito y mantener actualizado el RFC.
  2. Contar con FIEL y buzón tributario.
  3. Emitir CFDIS por la totalidad de sus ingresos cobrados. Por las operaciones al público en general también deberá emitirse un comprobante.
  4. Conservar CFDI de gastos e inversiones.
  5. Presentar pagos provisionales cada 17 de mes.
  6. Presentar declaración anual.
  7. Retener y enterar el ISR a sus trabajadores, así como calcular y pagar la PTU.

 

Retención de ISR por personas morales

 

Cuando los contribuyentes del Régimen de Confianza realicen actividades con personas morales, éstas deberán retenerles el 1.25% sobre el monto pagado, sin tomar en cuenta el IVA. La retención podrá disminuirse en el pago mensual.

 

Personas físicas AGAPES deberán tributar en el Régimen de Confianza

 

Se propuso eliminar la fracción III del artículo 74 de la LISR que incluía a las personas físicas en el régimen de actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas y pesqueras.  

 

Impuesto al Valor Agregado

 

El Ejecutivo propuso derogar el artículo 5-E de la Ley del IVA que hacía referencia al Régimen de Incorporación Fiscal (RIF). En este sentido, se entiende que los contribuyentes del Régimen de Confianza deberán pagar el IVA con la misma mecánica de causación, acreditamiento (flujo de efectivo) y en su caso retenciones, que aplican todos los contribuyentes.

 

Régimen Simplificado de Confianza (personas morales)

 

Podrán pagar sus impuestos conforme a este régimen las personas morales residentes en México, únicamente constituidas por personas físicas, que obtengan ingresos hasta por 35 millones de pesos.

No podrán tributar en este régimen las personas morales que:

  1. Cuando uno o más de sus socios o integrantes tengan el control efectivo o en la administración de otras sociedades.
  2. Sean contribuyentes que realicen actividades a través de fideicomiso o asociación en participación.
  3. Sean instituciones de crédito, aseguradoras, afianzadoras (Capítulo IV Título II LISR), grupos de sociedades (Capítulo VI, Título II LISR), Coordinados (Capítulo VI, Título II LISR), AGAPES (Capítulo VIII, Título II LISR) y no lucrativas (Título III LISR).
  4. Sociedades Cooperativas de producción (Capítulo VII, Título VII LISR).

 

Determinación de utilidad por flujo de efectivo

 

Los ingresos serán acumulables en el momento en el que sean efectivamente percibidos. Las deducciones incluyen adquisición de mercancías (incluidas materias primas), gastos netos, intereses pagados, cuotas de seguridad social e inversiones. Los gastos deben estar efectivamente cobrados para ser deducibles. El ISR se determinará con las mismas bases establecidas en el artículo 9 de la Ley del ISR, es decir, se pagará una tasa del 30% sobre la utilidad fiscal.

Los gastos no deducibles serán los mismos que establece el artículo 28 de la Ley del ISR, que, entre otros, contempla los pagos de nómina que son ingresos exentos para los trabajadores.

Se harán pagos provisionales mensuales a cuenta del impuesto anual, que se determinarán restando a los ingresos efectivamente cobrados las deducciones efectivamente pagadas. El método para determinar la base de pago es acumulando ingresos y gastos desde el inicio del ejercicio y hasta el último día del mes al que corresponda el pago. Podrán restarse los pagos provisionales realizados en el año del calendario.

 

Deducción acelerada de inversiones

 

Si las inversiones en el ejercicio no exceden los tres millones de pesos, entonces podrán utilizarse porcentajes de deducción mayores a los establecidos en la sección II del capítulo II del Título II de las personas morales.

La siguiente tabla muestra un comparativo entre los porcentajes del Capítulo II (Régimen General) y el Capítulo XII (Régimen de Confianza) para algunas inversiones:

Estos porcentajes podrán ocuparse aún cuando las inversiones no hayan sido pagadas en su totalidad en el ejercicio en que proceda su deducción.

Para conocer el proyecto completo de la reforma fiscal 2022 puedes consultar el siguiente enlace:

https://www.ppef.hacienda.gob.mx/work/models/bzPX2qB5/PPEF2022/qgp8v2PM/paquete/ingresos/LISR_LIVA_LIEPS_CFF.pdf