Las empresas que realizan transacciones entre partes relacionadas deben identificarlas en la contabilidad, además de cumplir con otras obligaciones en materia de Precios de Transferencia.

 

Origen del concepto “partes relacionadas”

 

Antes de los años noventa, las empresas multinacionales solían realizar transacciones entre sus filiales a precios diferentes a los que manejaban con partes independientes con la finalidad de evadir los impuestos del país que tuviese la tasa de ISR más alta.

En este sentido, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), del cual México es miembro, instó a que los países miembros introdujeran en su legislación diferentes obligaciones para evitar un desequilibrio tributario entre las naciones.

Así nacen los términos de partes relacionadas y precios de transferencia, y junto con ellos, múltiples obligaciones que los contribuyentes deben cumplir en esta materia.

 

Definición de partes relacionadas según NIF

 

De acuerdo con la Norma de Información Financiera (NIF) C-13, una parte relacionada es una persona física o entidad, distinta a la entidad informante, que directa o indirectamente, a través de uno o más intermediarios:

 a) controla a, es controlada por, o está bajo control común de, la entidad informante, tales como: entidades controladoras y subsidiarias, así como personas físicas socios o accionistas y miembros del consejo de administración y personal gerencial clave o directivos relevantes de la entidad informante;

b) ejerce influencia significativa sobre, es influida significativamente por, o está bajo influencia significativa común de, la entidad informante, tales como: entidades tenedoras de asociadas y asociadas, así como personas físicas socios o accionistas, miembros del consejo de administración y personal gerencial clave o directivos relevantes de la entidad informante;

c) ejerce control conjunto sobre, es controlada conjuntamente por, o está bajo control conjunto común de, la entidad informante, tales como: participantes en negocios conjuntos, operadores conjuntos, negocios conjuntos y operaciones conjuntas.

 

Definición de partes relacionadas según Ley del ISR

 

El artículo 129 de la Ley de ISR (LISR) considera que dos o más personas son partes relacionadas, cuando una participa de manera directa o indirecta en la administración, control o capital de la otra, o cuando una persona o grupo de personas participe directa o indirectamente en la administración, control o capital de dichas personas.

Tratándose de asociaciones en participación, se consideran como partes relacionadas sus integrantes, así como las personas que conforme a este párrafo se consideren partes relacionadas de dicho integrante.

Para la interpretación de estos términos, la misma LISR remite a las Guías sobre Precios de Transferencia para las Empresas Multinacionales y las Administraciones Fiscales, aprobadas por el Consejo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en 1995, o aquéllas que las sustituyan, en la medida en que las mismas sean congruentes con las disposiciones de la LISR y de los tratados celebrados por México.

 

Obligaciones de partes relacionadas en la contabilidad

 

Hasta 2021, la LISR establecía obligaciones para conservar la documentación comprobatoria de las operaciones celebradas con partes relacionadas residentes en el extranjero. A partir de 2022, el texto del artículo 76 de LISR solo establece “partes relacionadas” (nacionales y extranjeras).

En este sentido, todos los contribuyentes que tengan partes relacionadas (nacionales y extranjeras) deben conservar la documentación comprobatoria que demuestre que el monto de sus ingresos y deducciones se efectuaron de acuerdo con los precios, montos de contraprestaciones o márgenes de utilidad, que hubieran utilizado u obtenido con o entre partes independientes en operaciones comparables.

Los contribuyentes que realicen actividades empresariales cuyos ingresos en el ejercicio inmediato anterior no hayan excedido de $13’000,000.00, así como los contribuyentes cuyos ingresos derivados de prestación de servicios profesionales no hubiesen excedido en dicho ejercicio de $3’000,000.00 no estarán obligados a cumplir con estas obligaciones, excepto aquéllos que se encuentren en el supuesto a que se refiere el penúltimo párrafo del artículo 179 de la LISR y los que tengan el carácter de contratistas o asignatarios en términos de la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos.

La documentación e información a que se refiere la LISR deberá registrarse en contabilidad, identificando en la misma el que se trata de operaciones con partes relacionadas.

 

Multas y sanciones en materia de Precios de Transferencia

 

Derivado de la reforma fiscal de 2021, se incrementaron las multas por incumplimiento en las obligaciones de Precios de Transferencia citadas en los siguientes artículos del CFF:

Art. 81 – XVII: No presentar la declaración informativa de las operaciones efectuadas con partes relacionadas durante el año de calendario inmediato anterior, de conformidad con los artículos 76, fracción X y 110, fracción X de la LISR, o presentarla incompleta o con errores. La multa oscila entre $86,050.00 a $172,100.00.

Art. 81 – XL: No proporcionar la información a que se refieren los artículos 31-A del CFF y 76-A de la LISR, o proporcionarla incompleta, con errores, inconsistencias o en forma distinta a lo señalado en las disposiciones fiscales. La multa oscila entre $172,480.00 a $245,570.00.

Art. 83 – XV: No identificar en la contabilidad las operaciones con partes relacionadas en términos de lo dispuesto por los artículos 76, fracción IX y 110, fracción XI de la Ley del Impuesto sobre la Renta. La multa oscila entre $1,950.00 a $5,860.00, por cada operación no identificada en contabilidad.

 

En Contadigital puedes llevar un registro de la contabilidad por partes relacionadas y exportar la información para presentar tu declaración anual de personas morales separando la información de los estados financieros por partes relacionadas.