Antecedentes

El 1 de junio de 2020 entraron en vigor cambios a la Ley del ISR que regulan las actividades de personas físicas que utilizan plataformas tecnológicas para su actividad económica (nueva sección III del capítulo II del título IV de la LISR). Es decir, la autoridad reguló las transacciones que las personas físicas hacían por medio de terceros (AirBnb, Uber, Didi, Rappi, etc.), y de las cuales muchas no reportaban dichos ingresos al SAT, tomando como ventaja que la mayoría de estas compañías son residentes fiscales en el extranjero y no compartían información con el SAT.

Con la entrada en vigor de estos cambios se creó un nuevo régimen fiscal denominado “De los ingresos por la enajenación de bienes o la prestación de servicios a través de Internet, mediante plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares”.

Si bien es cierto que estos cambios afectaron a todas las personas que utilizan estas plataformas en internet, en este artículo abordaremos en concreto los cambios que afectaron a los anfitriones de Ia plataforma más usada para hospedaje en el mundo.

 

 

¿Qué cambia con estas nuevas disposiciones?

Es importante mencionar que siempre existió la obligación de reportar dichos ingresos por hospedaje y pagar impuestos. Anteriormente, las personas físicas reportaban sus ingresos dentro del Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) o de las Actividades Empresariales. En años previos el SAT había firmado acuerdos de colaboración e intercambio de información con algunas plataformas tecnológicas (AirBnB no lo hizo) para retener provisionalmente ISR e IVA.

Con estos cambios a la ley del ISR, lo único que se hizo fue formalizar estos acuerdos y hacerlo obligatorio para todas las plataformas digitales, inclusive las que son residentes en el extranjero. En este sentido, las personas morales que ya hacían actividades por medio de AirBnB no se vieron afectadas; sólo fueron requeridas a informar su RFC a AirBnB para que éste las excluyera de la obligación de retenerles impuestos.

Por otro lado, las personas físicas no sólo se ven obligadas a informar su RFC en la plataforma, si no que ahora son sujetas a retenciones. Así mismo, las personas físicas son obligadas a actualizar su situación fiscal en este nuevo régimen de plataformas tecnológicas y emitir facturas por dichos ingresos.

¿Cuánto tengo que pagar de impuestos?

Las tasas generales de ISR e IVA no cambian, sólo se establecen retenciones que pueden ser provisionales o definitivas. Si la persona realiza operaciones hasta de 300,000 pesos al año, entonces podrá considerar las retenciones como definitivas y no presentar declaración anual. Por el contrario, si exceden de 300,000, entonces deberán tomarse como retenciones a cuenta del impuesto anual.

¿Cuáles son los montos de las retenciones?

La ley establece un 4% por servicios de hospedaje (en 2020 era un rango del 2 al 10%), sin embargo, para los servicios de aventuras y experiencias (prestación de servicios distintos al hospedaje), aplica 1% de retención (en 2020 era un rango del 0.4 al 5.4%).

En el caso de que el anfitrión no proporcione su RFC a AirBnB, éste le hará una retención del 20% sobre los ingresos (artículo 113 segundo párrafo de la fracción IV de la LISR).

En el caso del IVA, la retención será del 50% del IVA si se ha informado a AirBnB nuestro RFC; de lo contrario la retención será de todo el IVA.

¿Sobre que monto se calculan los impuestos?

Es importante señalar que AirBnB añadirá los impuestos y sus retenciones a la tarifa de hospedaje y limpieza. Además, AirBnB también trasladará IVA sobre su comisión por el uso de la plataforma y dará una factura para acreditar dicho IVA.

¿Qué otras obligaciones tengo?

Presentar aviso de opción por pagos definitivos

Si tus ingresos serán menores a $300,000 en el año y prefieres considerar las retenciones como pago definitivo, debes presentar un aviso al SAT a más tardar 30 días posteriores al primer depósito por parte de AirBnB. Con esto quedarías relevado de llevar contabilidad y presentar declaraciones, sin embargo, aún estás obligado a emitir CFDIS. Además, debes de conservar las constancias de retenciones emitidas por AirBnB.

Llevar contabilidad y presentar declaración mensual

Si no optas por los pagos definitivos o tus ingresos son mayores a $300,000, entonces debes llevar una contabilidad. Esto va a depender de tus ingresos; si son menores a $4,000,000 puedes usar el portal del SAT de Mis Cuentas para registrar tus operaciones, pero si superan los $4,000,000 deberás llevar una contabilidad según normas de información financiera y enviar los archivos de la contabilidad electrónica (catálogo de cuentas y balanza de comprobación).

Así mismo estás obligado a enviar tu declaración de manera mensual. Revisa si tienes ingresos por otros canales que no sean plataformas tecnológicas, ya que podrías requerir enviar declaraciones mensuales y bimestrales si estas en el RIF.  Por ejemplo, rentas tu departamento por AirBnB y por tu propia página web. Los ingresos por AirBnB tributan en el régimen de plataformas tecnológicas y el resto de los ingresos tendrías que declararlos como RIF.

Emitir CFDIS

No solo basta con proporcionar a AirBnB nuestro RFC y actualizar nuestras obligaciones ante el SAT, debemos también emitir facturas electrónicas por las operaciones aunque nuestros huéspedes no nos las soliciten. Esto debe hacerse con el RFC genérico XAXX010101000 para clientes nacionales y XEXX010101000 para clientes extranjeros.

Pagar impuestos locales

No debemos olvidar que el ISR e IVA son los impuestos federales que ahora las plataformas tecnológicas se encargan de retener, sin embargo, existen otros impuestos locales como el impuesto sobre hospedaje que también debe pagarse. Específicamente, algunas entidades federativas como Ciudad de México, Estado de México, Baja California Sur y Norte, Yucatán, Oaxaca y Sinaloa han firmado acuerdos con AirBnB para que éste traslade y entere directamente el impuesto sobre hospedaje a las oficinas recaudadoras locales. Si tu AirBnB está en otro estado, debes de cobrar y enterar el impuesto por tu parte.

Finalmente, te invitamos a conocer las disposiciones que en cada ciudad o municipio se establecen para estos negocios, toda vez que muchos piden licencias de funcionamiento y/o permisos de protección civil para poder ofrecer estos alojamientos al público en general.

Más información detallada

AirBnB se dio a la tarea de proporcionar a los anfitriones información muy detallada de las obligaciones fiscales que trae consigo ofertar inmuebles en México a través de su plataforma. Esta sección llamada “Sé un anfitrión responsable en México” te la compartimos en el siguiente enlace:

https://www.airbnb.mx/help/article/2834/s%C3%A9-un-anfitri%C3%B3n-responsable-en-m%C3%A9xico#regulations