Este 2021 el tema de las pérdidas fiscales nuevamente da de que hablar. Y es que, hasta hoy 22 de marzo de 2021, al llenar la declaración anual de personas morales no es posible disminuir pérdidas de ejercicios anteriores.

La respuesta del SAT a través de aclaraciones realizadas por nuestros clientes fué que se debe presentar la declaración complementaria del 2019 para ver reflejado estos saldos en el aplicativo de la declaración 2020.

En el supuesto de que el contribuyente hubiese amortizado en 2019 una pérdida de ejercicios anteriores o bien se haya generado una pérdida en dicho ejercicio, el problema (en teoría) quedaría corregido al enviar la declaración complementaria; pero ¿qué hacen los contribuyentes que tengan pérdidas de ejercicios anteriores a 2019 y que quieran aplicarlas en 2020? Simplemente no pueden amortizarlas.

En la declaración anual 2020 no se pueden agregar pérdidas. El SAT comenta que se debe a que algunos contribuyentes ocuparon la versión del aplicativo no actualizada que si "arrasta" las pérdidas de ejercicios anteriores.

 

¿Por qué el SAT le complica la vida al contribuyente?

Antes de 2019 el sistema de llenado para la declaración de personas morales no pedía un detallado de las pérdidas fiscales pendientes de amortizar actualizadas, sólo el total de las mismas. Veamos a continuación un extracto de una de declaración en 2018:

Antes no se detallaban las pérdidas pendientes de aplicar.

 

En este sentido, quedaba la obligación para el contribuyente de una integración detallada en sus papeles de trabajo. Sin embargo, el SAT se dio cuenta de la posibilidad de errores por parte de los contribuyentes al amortizar sus pérdidas y decidió empezar a llevar en 2020 un control para ocupar sólo las pérdidas y remanentes que estén declarados.

Lo que observamos es que el SAT olvidó que las pérdidas fiscales se pueden usar hasta 10 años después de haberlas generado y que su sistema simplemente no deja.

Creemos que bajo la intención del SAT está también asegurarse de que sólo se amorticen pérdidas declaradas en tiempo. Si el contribuyente no disminuyó la pérdida, pudiendo haberlo hecho, entonces se perderá el derecho a utilizarla. Para ser más claro en esto, veamos a continuación un extracto del artículo 57 de la ley del ISR:

Artículo 57. La pérdida fiscal se obtendrá de la diferencia entre los ingresos acumulables del ejercicio y las deducciones autorizadas por esta Ley, cuando el monto de estas últimas sea mayor que los ingresos. El resultado obtenido se incrementará, en su caso, con la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas pagada en el ejercicio en los términos del artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La pérdida fiscal ocurrida en un ejercicio podrá disminuirse de la utilidad fiscal de los diez ejercicios siguientes hasta agotarla.

Cuando el contribuyente no disminuya en un ejercicio la pérdida fiscal de ejercicios anteriores, pudiendo haberlo hecho conforme a este artículo, perderá el derecho a hacerlo en los ejercicios posteriores y hasta por la cantidad en la que pudo haberlo efectuado.

¿Es legal pedir una complementaria por un error del SAT?

Recordemos que los contribuyentes tienen derecho a presentar hasta 3 declaraciones complementarias. Superar este número puede generar sanciones.

Según los expertos en derecho que consultamos nos dicen que no debería afectar al menos la prescripción de otras obligaciones, toda vez que, si la pérdida fiscal no cambia, sólo se está dando un cambio en la forma de presentar la información.Por otro lado, esperaríamos que al menos el SAT no nos multe si llegamos a exceder de 3 complementarias.

Otra cosa que debemos tener en mente es que aplicar una pérdida declarada en un ejercicio que prescribió no nos exime de demostrar que dicha pérdida es real. Veamos lo que establece el artículo 42 del CFF en su párrafo tercero:

En el caso de que la autoridad fiscal esté ejerciendo las facultades de comprobación previstas en las fracciones II, III, IV y IX de este artículo y en el ejercicio revisado se disminuyan pérdidas fiscales, se acrediten o compensen saldos a favor o pago de lo indebido o se apliquen estímulos o subsidios fiscales, se podrá requerir al contribuyente dentro del mismo acto de comprobación la documentación comprobatoria con la que acredite de manera fehaciente el origen y procedencia de dichos conceptos, según se trate, independientemente del ejercicio en que se hayan originado los mismos, sin que dicho requerimiento se considere como un nuevo acto de comprobación.

En su momento, este cambio al CFF fue muy sonado por que prácticamente obliga a los contribuyentes a conservar más de 5 años la contabilidad de ejercicios en donde se hayan generado pérdidas fiscales. Esto lo refuerza el artículo 30 del CFF (conservación de contabilidad) en su noveno párrafo:

En el caso de que la autoridad fiscal esté ejerciendo facultades de comprobación respecto de ejercicios fiscales en los que se disminuyan pérdidas fiscales de ejercicios anteriores, se distribuyan o paguen dividendos o utilidades, se reduzca su capital o se reembolsen o envíen remesas de capital en términos de la Ley del Impuesto sobre la Renta o se reciban cantidades por concepto de préstamo, otorgado o recibido, independientemente del tipo de contrato utilizado, los contribuyentes deberán proporcionar la documentación que acredite el origen y procedencia de la pérdida fiscal, la documentación comprobatoria del préstamo o la documentación e información que soporte el saldo origen y los movimientos de la cuenta de utilidad fiscal neta, de la cuenta de capital de aportación o de cualquier otra cuenta fiscal o contable involucrada en los referidos actos, independientemente del ejercicio en el que se haya originado la pérdida, el préstamo, u originado los movimientos de la cuenta de utilidad fiscal neta, de la cuenta de capital de aportación o de cualquier otra cuenta fiscal o contable involucrada. Lo anterior aplicará también en el caso de contratación de deudas con acreedores, o bien para la recuperación de créditos de deudores. El particular no estará obligado a proporcionar la documentación antes solicitada cuando con anterioridad al ejercicio de las facultades de comprobación, la autoridad fiscal haya ejercido dichas facultades en el ejercicio en el que se generaron las pérdidas fiscales de las que se solicita su comprobación, salvo que se trate de hechos no revisados.

Las pérdidas fiscales siempre son un tema bastante complejo hasta para los Contadores, ya que no sólo es llevar el control y conservar documentación, si no también saber calcularlas y actualizarlas año con año. En esta ocasión no hablaremos de cómo calcularlas o actualizarlas, sin embargo, te dejamos más información abajo de cómo hacer tus papeles de trabajo en contaDIGITAL y actualizar tus pérdidas de ejercicios anteriores automáticamente.

https://contadigital.gitbook.io/basedeconocimiento/impuestos/calculo-anual-isr-personas-morales

Mientras tanto seguiremos atentos a que el SAT resuelva pronto estas inconsistencias en el llenado de la declaración y que los contribuyentes puedan cumplir en tiempo y forma con la presentación de la anual 2020 que vence el próximo 31 de marzo de 2021.